domingo, 2 de octubre de 2011

Cautivo



Tango 1941
Música: Egidio Pittaluga
Letra: Luis Rubistein

Nunca podré comprender,
ni lo quiero pensar,
qué hay en tu amor.
Niebla sin fin, pena veloz
que abre los rumbos de mi mal.
Cómo quisiera poder
olvidarte y huir !
No verte más para arrancar
este dolor y no sentir
que he de morir así.

Pero siento que no puedo vivir
sin tus manos, tus caricias, tu amor
y que soy un prisionero
de tu desamor.
Vieja angustia de saber que no soy
quien tus sueños enredo en un cantar
y sentir que igual te quiero
para mi mal.

Y es un tormento este amor
que no puedo matar,
ni amordazar.
Sé que al morir me va a seguir
hasta la tumba tu mirar.
Y cuando intento escapar
de este infierno sin fin,
la voluntad me dice sí,
el corazón me grita no!
y para que luchar?
Publicar un comentario